martes, 22 de mayo de 2012

CARTA A MÍ QUERIDA TÍA ALEYDA




Querida tía mía, mí querida tía Aleyda!
  
Qué día es hoy tía?


Hoy es domingo, mayo 20.
Año 2012…


Y sé  que está enferma, querida tía mía.

Escribo una cortica carta porque pienso, con el corazón y con el deseo, que esta cartica va a darle alegría y aire.


Tía Aleyda: Ud. es el recuerdo de mi mamá, es la huella viva de mi abuela Clara, de mi tío Héctor, de Marino…de mi abuelo José a quien no conocí!

Con Ud. pasé las mejoras vacaciones y horas de mi infancia.

Con Ud. comí sancocho y frisoles antioqueños…los mejores!

Con Ud. probé  la “postrera” con plátano maduro.

Con Ud. jugué “lulo” y “tute”, en noches inolvidables, en “La Selva”, la finca de mis abuelos.

Con Ud. gocé con todos mis primos en la casa de Marita, en la tienda de Don Ramón, en las faldas  de Manizales.

Con Ud. conocí a Herman, su esposo, mi  buen  y querido tío.

Con Ud. aprendí  la risa, la alegría sencilla, aprendí a ver  como una familia – la de Ud., la de mis primos-, salía adelante en la vida,  unida, fuerte, trabajadora, honrada, feliz!

Querida tía Aleyda: Ud. no se imagina la felicidad tan grande que siempre sentía, siento y sentiré cuando iba a verla; cuando Ud. me recibe, nos recibe a todos, con risas y picardías, con afecto que brota por todas partes en donde Ud. está

No quiero cansarla más, simplemente decirle que he averiguado el significado de su nombre: 
“ser alado perteneciente a la nobleza”.

Esto la define  a Ud. íntegramente!

Le envío un beso, un abrazo, un cariño enorme, un distante afecto porque hoy no puedo visitarla, pero estoy con Ud. y Ud. estará siempre en mi corazón.

Maicho!

Perteneciente a la nobleza, ,pequeño ser alado, similar a Atenea
Aleida es una mujer encantadora, agradable y atractiva que busca complacer y hacerse querer. En ella, prima el sentimiento, por eso, está dispuesta a realizar grandes esfuerzos que apunten a la comprensión y la conciliación, para que a su alrededor reinen la paz y la armonía. Directas, francas y decididas, son autoritarias y dictatoriales. Atenea y Salaberga sin embargo parecen reservadas, prudentes y desconfiadas. Cautivantes, buscan agradar, como así también complacer

No hay comentarios.:

Gracias por su visita.